José Ramón Sales

Crónica de abril de 2015 de José Ramón Sales -crónicas rebeldes- "Jugarse la vida"

JUGARSE LA VIDA

José Ramón Sales

 

 

 

Las tragedias se solapan unas a otras en un proceso sin fin. Todos los días recibimos el impacto que producen las dramáticas muertes de muchos seres humanos, y las circunstancias en las que se producen dichos decesos nos llenan de horror o indiferencia dependiendo del lugar. Pero hay que contemplar con claridad la línea que se traza en algunos de los sucesos, cuyas desgracias podrían haberse evitado con relativa facilidad.

Crónica de noviembre 2014 de José Ramón Sales. Crónicas rebeldes "Espiritual e insólito"

Crónica de noviembre de José Ramón Sales "Espiritual e insólito"
Contar cuentos es algo connatural en nuestra especie. Algo que desarrollamos conforme nuestra mente se abre paso entre las conexiones sinápticas del cerebro, y que llamamos con muy buen tino «imaginación». Y lo aclaro, porque nada de ello tiene que ver con la historia que les voy a relatar, a pesar de que parece una historieta sacada de la fértil pluma de los hermanos Grimm. Al mismo tiempo quedarán bastante sorprendidos, habida cuenta de mi postura en todo lo concerniente a los dogmas religiosos. Y es que me he topado con algo insólito. Permítanme que se lo relate, y que me desprenda por una vez de mi prosa habitual, pues la historia requiere un lenguaje coloquial.

Crónica de octubre 2014 de José Ramón Sales. Crónicas rebeldes "Un virus recalcitrante"

 

UN VIRUS RECALCITRANTE

por

José Ramón Sales

 

Pues henos aquí, avanzando con paso firme por el nuevo siglo, tal y como nuestros ancestros hollaron el mismo suelo bajo sus pies. Visto así, la diferencia en el tiempo debería reportar una visión un tanto feérica de la nueva singladura; pero lo cierto es que, aparte del avance tecnológico, no hemos adelantado mucho en cuestiones de talante.

Crónica de agosto de 2014 de José Ramón Sales. Crónicas rebeldes. "Linda Lovelace. Crónica de una gran mentira" Acto cuarto

Linda Lovelace, y por el ya entonces su esposo, Chuck Traynor, nadaban con peces en un estanque dorado tras el estreno de «Garganta profunda» en junio de 1972. La mansión Playboy y la hospitalidad derramada por su dueño, el millonario editor Hugh Hefner, los llevaba en andas. Pero muy pronto nuestros ávidos protagonistas hubieron de conocer el verdadero propósito de su dadivoso anfitrión, tal y como cita la propia Linda: «Entonces Hefner dijo que aunque a él le gustaba Garganta profunda, estaba más interesado en la película que había hecho con un perro». El famoso editor de Playboy poseía la segunda colección más importante del mundo de cine porno, profesional y amateur. Como persona hastiada de los excesos que le proporcionaba su tren de vida, buscaba experiencias en otros linderos más extremos. Era un entusiasta de las películas con animales, y en su excelsa colección las tenía todas; cualquiera que se hubiera realizado, por extraña que fuera.

Páginas

Subscribe to José Ramón Sales

Scholarly Lite is a free theme, contributed to the Drupal Community by More than Themes.