Aristarco de Alejandria

Subscribe to canal de noticias Aristarco de Alejandria
Las aventuras y misterios del más insigne investigador de la antiguedad junto a su querido amigo Tiberio Sempronio Graco, y unas pinceladas sobre el autor. J.R.Saleshttp://www.blogger.com/profile/17077814554580520753noreply@blogger.comBlogger50125
Actualizado: hace 8 meses 3 semanas

La sonrisa del chacal. Nueva edición ampliada

Lun, 07/25/2016 - 16:21


Alberto Santos, Editor5 de junio de 2016
LA SONRISA DEL CHACALJosé Ramón Sales
El segundo caso de Aristarco de Alejandría.
Alejandría, año 132 a.C. El reinado de Tolomeo VIII está a punto de caer a causa de la lucha de poder contra su esposa Cleopatra II. Mientras, en la afamada urbe una cadena de horrendas muertes convulsiona a sus ciudadanos. ¿Quién es la sombra que acecha a los mortales y que parece confundirse con la noche? Nicomedes, el gran bibliotecario, hace llamar al investigador Aristarco de Alejandría, tal vez el único hombre capaz de resolver el terrible misterio.Aristarco y su fiel amigo Graco, pronto se verán envueltos en una oscura trama, donde los misterios del Antiguo Egipto y las intrigas políticas jugarán un peligroso papel. Sumergidos en la intrincada ciudad, entrarán en los recovecos de un juego mortal, desde los sensuales salones de Cleopatra hasta los hermosos lugares como el Gran Faro o la Biblioteca de Alejandría, también trampas mortales para los incautos.Extraños rituales, ciencia alquímica, son algunos de los retos que pondrán a prueba las capacidades analíticas de Aristarco de Alejandría, en uno de los más arriesgados casos de su carrera. “Pretendo vivir intensamente las situaciones que describo, y viajar a los mundos que recreo.”José Ramón Sales “Las imágenes que evoca nos asaltan fácilmente, creemos que Samos y Alejandría eran tal como nos dice el autor.” César Noragueda (Asociación de Escritores Noveles)
"Lo importante de esta nueva edición de Alberto Santos-Imágica Ediciones, radica en la exhaustiva corrección a la que se ha sometido la obra, así como en las ampliaciones, cuyo punto culminante reside en el nuevo y penúltimo capítulo titulado "A la luz de la luna".                                         

Entrevista de Alberto Santos Editor a José Ramón Sales, el autor de la saga de Aristarco de Alejandría

Lun, 11/09/2015 - 19:05
    
  Entrevista de Alberto Santos Editor a José Ramón Sales, autor de la saga de Aristarco de Alejandría. 2015 


¿Cuál es el último libro que has leído?
El espejismo de Dios, de Richard Dawkins.

¿Qué libro te ha marcado más?
Tal vez, Drácula, cuando lo leí en la adolescencia.

¿Qué libro te gustaría haber escrito?
Creo que El señor de los anillos.

¿En qué novela te gustaría vivir o ser un personaje de ese mundo?
En La raza venidera, de Edward Bulwer Lytton

¿Tu autor favorito?
J.R.R. Tolkien por El señor de los anillos.

¿Tu canción favorita?
All I ask of you, del musical de Andrew Lloyd Webber, El fantasma de la ópera.

¿Tu película favorita?
Alien, el octavo pasajero.

¿Qué prefieres, villano o héroe?
Tengo alma de héroe romántico.

¿Qué historias te gustan más: románticas, aventuras, ciencia-ficción, fantasía, intriga, terror u otra?
Cualquiera, siempre y cuando estén bien escritas, tengan una prosa rica en matices y no adolezcan de una falta de ritmo. Aunque tengo especial predilección por la obra de ensayo.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?
Mi mujer, una buena colección de libros y el kit de Robinson Crusoe, en el que se incluya mucho papel y tinta.

¿Qué tres deseos le pedirías al Genio de la Lámpara Maravillosa?
Que la gente desarrollara más su intelecto y el pensamiento crítico con el fin de erradicar muchos de los males sociales. Que todo el mundo tuviera una vida larga y próspera. Y que para paliar el aburrimiento leyeran mis novelas.

¿A qué edad empezaste a escribir? ¿Recuerdas qué te motivó?
Como he citado en otras ocasiones, mi vida es un apunte a pie de página. De una forma u otra, siempre he estado escribiendo, ya sean artículos para revistas u otros. En cuanto a la etapa más seria como escritor, comencé a los cincuenta años. El motivo fue desarrollar mi filosofía existencialista. Pensé que sería mucho más original verter mis inquietudes a través de los personajes de una novela.

¿Qué es lo que más te gusta de escribir?
Vivir intensamente las situaciones que describo, y viajar a los mundos que recreo. Después está la satisfacción de que te lean y alaben tu trabajo.

¿De dónde sacas las ideas para escribir?
Creo que todo se debe a que me gusta cuestionar y modelar todo cuanto toco, siempre buscando otros puntos de vista y aplicando alternativas originales a las cosas. Es la premisa en la que baso cualquiera de mis ideas, y tengo algunas que me atormentan desde hace años. Lo que ocurre es que soy consciente de que como escritor tardío debo aprovechar el tiempo y escoger muy bien qué quiero escribir.

¿Qué le recomendarías a un autor novel?
Si partes de cero y no eres un genio, lo primero y principal es averiguar si se tienen aptitudes. Para ello es necesario someter el trabajo al análisis de los expertos. No existe otra forma si se quiere avanzar correctamente. Se tienen que corregir los errores y dominar todas las materias. Es un mundo más complejo de lo que la gente cree. Una vez aprendida la técnica, luego hay que añadir la historia que uno ha pergeñado, e intentar hacerlo lo mejor posible. Aún así, y partir de aquí, el escritor se forma con mucho tesón y paciencia. Como en casi todo. Pero hay que aplicar el sentido común. Es fácil achacar el fracaso a factores ajenos. Y por último, todo escritor debería saber si escribe para inmortalizarse, o simplemente para saborear el momento.

¿Cuál es tu valoración final en el proceso de edición con Alberto Santos Editor?
Excelente. La profesionalidad manifiesta en el proceso, solo es superada por el ulterior mimo con el que se arropan las obras. Para lograr esta hazaña debe existir detrás un equipo que ame y disfrute con su profesión, como es el caso. Y que después sepa moverse, manteniendo viva la edición, tal y como hace esta editorial. 

¿Crees positivo que las editoriales pequeñas apoyen a autores españoles?
Hay mucho talento desperdiciado por culpa del sistema de valores establecido en este país. Al mismo tiempo, el rumbo que está tomando el sector novel no es el más indicado para hacerse valer de cara a las editoriales. El énfasis en la autonomía, promovida por el interés comercial de unos, está provocando una total falta de control en la calidad de las obras, debilitando las posibilidades de los que empiezan. Esto hará que el descrédito relegue a las autoediciones y a los libros sin un sello editorial competente, a la categoría más baja. La mayoría de los lectores son inteligentes, y tras algunos varapalos no se dejarán engañar tan fácilmente. Por dicha razón, las pequeñas y medianas editoriales deberían apoyar a los buenos autores españoles y rescatarlos de la ignominia. 

¿Cómo crees que influye Internet y las redes sociales en la promoción de las obras literarias actualmente?
Día a día cobra más fuerza. Solo tenemos que ver el énfasis puesto por unos y otros. Internet es una herramienta útil para publicitar un trabajo, que de otro modo no tendría la misma incidencia. Puedes llegar a cualquier punto si sabes escoger bien las rutas, y mucha más gente se entera de lo que haces y dices. No obstante, no es la panacea universal. Sigue siendo necesaria la publicidad a otros muchos niveles. 

¿Has escrito alguna otra novela antes de narrar las aventuras de Aristarco?
Sí. Durante cuatro años me agoté escribiendo una intensa obra, titulada Jinetes en la oscuridad. La fui desarrollando a ratos libres. La historia comienza en Valencia y termina en el Ladakh tibetano. Tuve que visitar lugares de mi ciudad y filmarlos, hacer planos y entrevistarme con gente. Y tuve que recabar información del Tíbet a través de un experto, que a día de hoy es amigo mío. Además, tuce que llevar a cabo una profunda labor de investigación sobre los años perdidos de Jesús de Nazaret. Terminé tan exhausto, que tras un merecido descanso me dije, que si volvía a escribir, buscaría en primera instancia mi disfrute. En tus libros mezclas la investigación, un riguroso marco histórico y lo paranormal. Es una combinación poco usual, ¿no te parece?
Es lo que me atrajo a la hora de elaborarlos. No hay nada nuevo bajo el sol, pero al menos sí se pueden alterar y modelar los elementos, agrediendo lo establecido. Lo novedoso constituye en sí un reto, y siempre me gustó medir las fuerzas con lo desconocido y experimentar. A esto lo llamo «instinto subversivo ».

¿Qué influencias tienen las novelas de Aristarco?
Muchas. Citar el prototipo holmesiano se hace ineludible. Pero veamos, que la flema de Clifton Webb, sobre cuyo talante construí el de Aristarco, es lo que para Graco el cuerpo y la mirada limpia de Steve Reeves. También está Verne, con su sentido de la anticipación; Tolkien, y los escritores de finales del XIX y principios del XX, con su prosa cultivada. El cúmulo de misterios y enigmas que atesora la humanidad, también hace de las suyas. Y a esto hay que añadir todas mis lecturas y disquisiciones filosóficas, así como mi bagaje en el terreno de las artes marciales, sin olvidar mi espíritu cinéfilo. Un cócktel en verdad curioso. 

¿Qué acogida están teniendo tus libros?
Creo que buena. Durante todos estos años, y aunque parezca presuntuoso, solo he recibido elogios. Entre ellos, los que más atesoro son los de los lectores empedernidos. Espero que las nuevas ediciones de Alberto Santos, apoyadas en su encomiable y esforzada labor, redunde en una mayor difusión de la saga, llevándola a los muchos lectores que aún la desconocen.

¿Crees que el dúo entre Aristarco y su compañero es básico para aprovechar al máximo los personajes?
Absolutamente. Toda pareja da pie a situaciones, que de otro modo no podrían darse. En el cine se habla mucho de la «química de los protagonistas» para que una historia tenga éxito. Lo mismo ocurre en las novelas. El contraste entre los dos personajes me permite abordar con eficacia los momentos de coyuntura, y desarrollar con fluidez y armonía, no exento de ácido humor, muchos de los temas que barajo. Soy consciente del carisma que poseen Aristarco y Graco, y del efecto que produce su relación. Doy gracias por haber logrado algo así.

¿Por qué elegiste ese lugar y momento para la novela de "En la Noche".
Por el reto que suponía llevar el tema principal a una época inusual para él. Ya sabes que busco la originalidad. Mi carácter hace que rehúya esa especie de mímesis colectiva y me hace combatir con denuedo lo prosaico y trivial, aunque a veces yo mismo lo roce. Por otro lado, buscaba amplificar la tensión de un modo novedoso, y se me ocurrió que una pequeña ciudad, cercada con un terrible depredador en sus entrañas, sería lo suyo. Y aquí puedo contar una anécdota. Estuve enviado el manuscrito a los editores durante año y medio. Y hete aquí, que al año de ver la luz, sale una obra de Pérez-Reverte, titulada El asedio. Vaya casualidad, ¿no? Aunque la premisa era la misma, al menos no se parecían en nada más.

¿En qué género literario crees que encaja mejor tu obra?
Es complicado. Al aglutinar e hibridar los géneros el resultado se mece en la ambigüedad. Hay quien habla de thriller histórico; pero, aunque ello defina alguna de las novelas, resultaría inexacto en el cómputo global. Podríamos decir que son novelas de misterio, a pesar de que tal definición se torna confusa. Tal vez por eso la originalidad requiere reformulación, y la saga de Aristarco necesite su propio espacio. 

¿Cuál es tu personaje favorito de las historias de Aristarco?
Es una pregunta de difícil respuesta, porque siguiendo con el proceso natural, dividí mi personalidad entre los dos personajes protagonistas. De ahí que me resulte del todo imposible elegir entre Aristarco y Graco, pues son las mitades de un todo. No obstante, mi vena romántica hace que mire con ojos tiernos a Graco y a su convulso mundo interior.

¿Qué le dirías a alguien que no conoce tus novelas para que las leyera?
Que en la vida hay que experimentar y leer temas variopintos. Las sorpresas están a la vuelta de la esquina para quien sabe explorar el entorno. Así es, en definitiva, como aprendemos. Pero hablar bien de los hijos de uno es tan natural como inocuo. Lo único que puedo decir, es que al menos se trata de un trabajo novedoso, lleno de grandes sutilezas, y donde nada es lo que parece. Por dicho motivo resulta infructuoso colgarle una etiqueta. Contiene suficientes elementos como para que agrade a un amplio sector del público. Y son obras que condesan y sintetizan, por lo que su jugo puede ser extraído en una segunda lectura, una vez mondada la capa superficial. Y es que, mi sueño más ambicioso siempre fue crear una obra imperecedera.

Hablando con los lectores de La sonrisa del chacal

Jue, 11/05/2015 - 18:35


La sonrisa del chacal
Miriam Castillejos Río 
Me encantó, lleno de suspenso y bien ambientado. Lo sumerge fantásticamente en ese mundo antiguo, con intrigas, escapes y un buen final.

Nicolas Davila Que rico leer algún escrito que de entrada te atrape y que te muestre una bonita combinación de historia y ficción bien lograda, gracias.
Cristina Fernández Sierra  El principio del libro me resultó un poco árido debido al lenguaje usado, pero según se me iba adentrando en la trama me enganchaba cada vez más. Me gustaría saber si hay o va haber una segunda entrega de nuestro amigo Aristarco.
Lucía Herguedas Verdía  Por el momento voy en el primer capítulo. Mi impresión: una narrativa culta y rica en matices, de esa que tienes que leer despacito para saborear la construcción de sus frases. No es un libro que pueda leer alguien acostumbrado a la lectura fácil de los bestseller, debe ser alguien dispuesto a emprender el reto de disfrutar no solo de la historia sino también del lenguaje. Eso sí, ese estilo no debe ser trasladado a los diálogos, los personajes necesitan hablar como personas de la calle para ser reales y creíbles.
José Ramón Sales Gracias por vuestros comentarios. Mi estilo, como bien dice Lucía, no es de lectura rápida; entre otras cosas, porque rehúyo el libro de usar y tirar. Muchos libros de hoy día nacen con vocación al olvido. Fiel a los principios de los autores recordados, persigo un libro intemporal que pueda tener más de una lectura, pues en mis novelas hay varias tramas, algunas tan importantes como la principal. En sucesivas lecturas siempre puedes descubrir nuevas cosas. Me gusta "el flujo de las conciencias" que utilizaba Virginia Wolf. Y como diría Michael Cunningham, autor de Las horas: "A pesar de mi juventud y escasa formación como lector, cuando leí La señora Dalloway capté la música y belleza de las frases. Nunca se me hubiera ocurrido que pudiera hacerse eso con el lenguaje".
En cuanto al comentario de Lucía sobre los diálogos, no estoy de acuerdo. De hecho, me molesta mucho cuando veo un filme o una serie ambientada en época antigua, y hablan como aquí y ahora en la calle. Precisamente, si cuidas un poco el diálogo y lo equilibras con la época, logras una mayor ambientación y verosimilitud.
Lector   Una lectura interesante, amena, fascinante.
Atrapa desde la primeras páginas y lleva al lector al placer sublime de la lectura.
Un libro altamente recomendable y que nadie que se precie de lector debe dejar pasar por alto.
Sin duda, interesante.
Lytanoh  Me gustó mucho la sinopsis, es de mi tipo, jehehe... voy a empezar a leerlo, Gracias! :D
José Ramón Sales Hola amigos. Deciros que Alberto Santos Editor va a comenzar a reeditar las novelas de la saga de Aristarco de Alejandría a partir de la primavera del 2015. Un abrazo a todos los que leéis sus aventuras.
Luis Augusto Moscol Cordova  Saludos, José.
Su obra está bien construida en lo que se refiere al argumento y a la exposición de los echos, su lectura se hace fácil. 
Realmente me ha gustado, Ud. sabe mantener el suspenso. Solo le puedo decir que le de una revisión en la ortografía porque parece haberse escapado por allí algunas faltas.
José Ramón Sales Estimado Luis Augusto. Gracias por la buena acogida de la novela. Creí que la editora que lo publicó en 2011 habría hecho las correcciones. De todas formas, como va a ser reeditada será sometida en su momento a una minuciosa revisión para corregir los pequeños fallos que pueda tener.
Josefa Kappenstein  Sí, efectivamente me ha gustado, lo he leído en pocos días, (estoy de vacaciones).Me parece acertada la descripción de los protagonistas, una estupenda mezcla de caracteres. También el relato de los acontecimientos.
Me podría aconsejar cual sería conveniente para leer a continuación?
Lo he pasado muy bien leyendo este. Muchas gracias.
José Ramón Sales

Gracias, Josefa, por la valoración. El génesis de la saga de Aristarco tiene su comienzo con la novela En la noche, que en la actualidad reedita Alberto Santos Editor. Espero que dentro de poco pongan a la venta la versión electrónica. No obstante, Renacidos comienza cuando termina La sonrisa del chacal, con los protagonistas en alta mar, huidos de Alejandría. Al filo de la tiniebla, la cuarta novela y la más erótica, es la que ha suscitado la reedición de las obras. Saludos.
Aritz Perez Berra  Gran libro, Renacidos. Personajes y trama muy bien construida. Me has dejado con la miel en los labios deseando leer mas aventuras de Aristarco y Graco, y convertirlos en parte de mi galería de héroes llenos de humanidad.
José Ramón Sales Gracias por el comentario, Aritz. Y has dado en el clavo en cuanto a la fuerza que emana de los dos personajes principales. Ellos son las novelas.
La primera novela del ciclo de Aristarco de Alejandría es En la noche, donde ambos protagonistas se conocen. Le sigue La sonrisa del chacal, Renacidos y Al filo de la tiniebla.
Luis Argaña Ruiz  Renacidos me ha gustado más que La Sonrisa del Chacal, creo que tiene un final menos forzado, aunque más sangriento.Para mi ha sido un libro muy entretenido y recomiendo leerlo.
José Ramón Sales

Gracias por el comentario, Luis. Completamente de acuerdo con lo del final de La sonrisa del chacal. Tanto es así, que para la nueva y elitista reedición de Alberto Santos Editor, he añadido un capítulo nuevo, titulado A la luz de la luna, alargando así ese clímax final. Un abrazo, y enhorabuena por tan acertado análisis.








Mi aventura en la feria del libro de Madrid de 2015

Dom, 06/14/2015 - 20:42
13 de junio de 2015
    Una jornada de mucho trabajo. Así es como defino la experiencia acaecida el trece de junio de dos mil quince. Llegamos al filo de las 11.3o horas. La feria llevaba media hora abierta y la gente fluía ya por el paseo demorándose en las casetas. En la 290 un cartel anunciaba la firma de "En la noche" con una foto mía, informal hasta la médula. 
     Estar dentro o fuera de la caseta, marca una vital diferencia; dos mundos que se dan cita bajo una pasión común. Puedo asegurar que casi nunca faltó gente agolpada en el mostrador. A veces vendíamos a cuatro bandas, y tomábamos un breve respiro de cara a la siguiente embestida. No dejaba de asombrarme lo mucho que la 290 vendía. Todos los autores firmamos muchísimos ejemplares; pero esto no se hubiera dado sin el demiurgo Alberto Santos, verdarero y carismático faro atrayendo hacia su luz el río incesante de luciérnagas. Todo un artista de la venta y un malabarista de las emociones humanas. Comprarle un libro resulta tan natural como encantador. Te embelesas escuchando cómo desgrana cada obra, a la que ama como si fuera un hijo.     Mis devaneos con los lectores me proveía de una singular emoción. Descubrirles quién era Aristarco, la novela y la saga, resultaba tan agotador como hermoso; personas que eran perfectos extraños, a excepción del hilo umbilical que nos unía como amantes de las letras. Pero nunca el triunfo pertenece a uno solo, y en este sentido, los maravillosos diseños de Carlos L. García-Aranda son de una importancia capital, pues la espectacular portada llamaba la atención de los lectores. Captarlos y firmarles el libro era un soberbio y maravilloso triunfo. Una sensación nueva, a la que sucedían esas fotos que reflejan un instante nada forzado. Algunas no pudieron tomarse porque no procedía, o bien porque se trataba de una compra para un regalo. Otras, lamento decir, que no han salido bien y se han pixelado. Para este reportaje se han escogido algunas de las más representativas.     Y así pasó el día, con un necesitado decanso de dos horas para comer y reponer fuerzas. Por la tarde comencé a acusar el cansancio, pero una fuerza mayor me impelía hacia los lectores, a los que seguí capturando en mis redes mientras mi garganta se tornaba áspera. Cuando me despedí, sobre las 20.30 horas, llevaba conmigo el sabor de la victoria, el sincero abrazo de Alberto y la cálida despedida del equipo que componía esa sólida y arrolladora nave que era la 290.

Mi esposa flanqueada por los buenos mozos de mis hijos. Tras el cálido recibimiento. A mi lado, el editor Alberto Santos, y las autoras T.F. Famux y Eva Zamora.
    
No tardó en llegar el primer lector.

La primera de muchas firmas. No sabía lo que me aguardaba.Radiante en la primera foto.Pronto, un muro de lectores. A partir de aquí fue un no parar.La gente quedaba atrapada con el hechizo de Aristarco Sales...... o José Ramón de Alejandría, como diría mi amigo Petreñas.Llamaba la atención que fuera una sólida saga con varios títulos.Me dí cuenta de lo mucho que leen las mujeres.Les gusta escuchar por boca del autor las peculiaridades de la obra.Y les encanta hacerse una foto informal.Este lector ya venía con la obra leída. Me dijo lo mucho que le había gustado. Le firmé su ejemplar y contesté a todas sus preguntas. Estaba ansioso por leer siguiente aventura de Aristarco. Otro futuro seguidor de Aristarco. Espero sus correos para hablar de la saga.
Los interesados se sucedían. Yo no paraba de hablar. La foto era el descanso.He aprendido a plasmar bonitas dedicatorias en poco tiempo.Comienzo a experimentar los primeros síntomas de cansancio.
Pero grande es mi temple y el filo de mi voz.Mañana y tarde fueron iguales, para regocijo mutuo.Algunas veces no había espacio para sacar la foto.A este lector le gustaba Numancia y quedó intrigado por la premisa.

Buscando hueco para la foto. A veces no era fácil.Jose, un buen amigo de mis hijos, y la única persona conocida.Aquí se aprecia mi agotamiento. ¿Qué pasará si me hago famoso?Congelar el instante era emotivo. Un recuerdo para siempre.Las firmas siguieron sucediéndose hasta la hora de marchar.Los lectores eran francamente encantadores.Junto a Carlos L. García-Aranda, socio de Alberto Santos y diseñador de la maravillosa portada.Despedida junto a la compañera autora, Lourdes T. Castillo, y Alberto Santos.

En la noche. Primer título de las nuevas ediciones de Alberto Santos Editor

Lun, 05/11/2015 - 11:34





Alberto Santos, Editor8 de mayo de 2015
EN LA NOCHEJosé Ramón Sales
El primer caso de Aristarco de Alejandría.
Año 133 a. de C. Últimos días del asedio romano a la ciudad de Numancia. El gran estratega Publio Cornelio Escipión va a conquistar el último baluarte hispano, después de haber exterminado las ansias de Cartago. Aristarco de Alejandría viaja a la ciudad sitiada, reclamado por su amigo Alucio, miembro del Consejo de la ciudad, para resolver una serie de enigmáticos asesinatos perpetrados en la hostil y agonizante urbe. Pero solo cuenta con diez días, antes de que el cónsul romano arrase el lugar. En un puro ejercicio de habilidad y supervivencia, y en una carrera contra el tiempo, Aristarco, con la ayuda de un extraño aliado, deberá intentar desentrañar la misteriosa cadena de muertes, mientras sortea los innumerables peligros que lo llevarán a enfrentarse con una fuerza oscura y terrible: la fuente de la que emanan nuestras peores pesadillas.
¡TAMBIÉN EN EPUB!
Foto de portada



La reedición de una saga

Vie, 05/01/2015 - 13:05


     El carismático Aristarco de Alejandría está a punto de incidir con su peculiar intelecto e ingenio en las mentes de los degustadores de misterios, capaces de vivir con la intensidad requerida sus inquietantes aventuras. Exploradores de otra realidad, Aristarco y su amigo Graco os introducirán en la fascinación del mundo antiguo antes de Cristo, en una época en la que todavía quedan cosas por descubrir, pues a día de hoy la arqueología sigue dando luz a nuevos hallazgos que promueven una nueva interpretación de la historia.      La saga de Aristarco tiene varios planos de lectura. Por un lado, el tema detectivesco y el lado oscuro de la impronta humana, preñada de enigmas y miedos. Por otro, el escenario histórico, fielmente retratado hasta en los más nimios detalles. Y acogiéndolo en su seno, el sutil abrazo del elemento filosófico y existencial en el cual todos nos vemos retratados.      Así pues, la saga de Aristarco no es una saga al uso, a la que podamos etiquetar con cierta facilidad. Sucesivas lecturas han aportado nuevos mensajes a aquellos lectores que saben profundizar e ir más allá de lo que se contempla en la superficie. Componiéndose de varios niveles, mi deseo como autor es que cada lector disfrute con la parte que más se acomode a él.      Una saga como ésta necesita de un editor capaz de profundizar en el alma de la obra y así hacer que surja con ansia renovada en el mundo literario. A este efecto, Alberto Santos ha captado con exquisita dilección su impronta, proyectando hacia el público un trabajo cuidado y elitista, propio de quien ama su trabajo.     Solo me resta desear que los muchos lectores que aún desconocen la saga, puedan vivirla y disfrutarla a través de esta edición revisada y comprometida, capaz de satisfacer al lector más exigente. 
     José Ramón Sales







Entrevista Entreescritores

Jue, 02/12/2015 - 12:36
              
José R. Sales, autor de “Renacidos”: `Es toda una proeza que te reediten´Publicado en: 11 febrero, 2015 / Comentarios: No comments / Categorías: Entrevistas entreescritoresCon motivo de la reedición de sus dos novelas, “La sonrisa del chacal” “Renacidos”  hemos hablado con José Ramón Sales sobre sus raíces literarias y su `proeza´:
En estos momentos en que la publicación de obras vírgenes a escritores de mi talla es dificilísimo, es toda una proeza que te reediten. Y algo muy hermoso, que debería alimentar los sueños y esperanzas de los demásAnalista y reflexivo, su trabajo siempre lo ha mantenido cerca de la escritura y gracias a su incansable necesidad de modelar y renovar dió un paso más cultivando la novela de ficción.
“La sonrisa del chacal” y “Renacidos”… ¿Has inaugurado el género de suspense histórico?En realidad mi primera novela fue «En la noche». Es la que dio origen a todo esto. Las que mencionas son el tercer y cuarto volumen de la serie. Y son las que elegí por sus características diferenciales para Entreescritores. Y centrándome en lo que me preguntas, intenté crear algo novedoso como fórmula para abrirme camino entre tanto mimetismo. Es todo un cruce de géneros, pues hay más de uno. El resultado puede definirse como «thriller, o suspense histórico», muy palpable en la primera, segunda y cuarta novela. Tienen un ritmo específico e intenso, por lo cual no pueden exceder las 300 páginas, sin caer en la vertiente de otro género. En cuanto a lo de laurearme con tan inmerecido mérito, no lo contemplo.
¿Cuál fue el germen de tus novelas?La pregunta tiene una gran conexión con la anterior. Como digo, incidir con algo diferente. Las novelas de misterio y terror al uso, aunque elocuentes en su éxito durante el siglo XIX y principios del XX, luego fueron denostadas y relegadas a un asunto de serie B. Entonces mi pócima es: cruzar la rigurosa novela histórica con la de misterio, y otros géneros afines; añadirle una prosa cultivada e impropia del género; remover el compuesto con algo de filosofía, y en su punto de cocción introducir dos personajes vitales y carismáticos, capaces de conducirlo todo. El bebedizo ya está listo.
¿A qué le atribuirías el éxito de la novela histórica en España?Creo que estamos algo saturados de obras de ficción contemporáneas. La novela histórica es una alternativa argumental que nos transporta a otros lugares y períodos del mundo sumamente atractivos, a la par que nos enseña un abanico de temas concernientes a nuestra existencia en el planeta.
¿Cualquier escritor puede escribir una novela histórica?Es posible, siempre y cuando se informe adecuadamente. Si no estás familiarizado con la Historia, se trata de una tarea mastondóntica, no apta para muchos. Pero puede llevarse a cabo si eres minucioso y te armas de toda la paciencia del mundo. Nunca será el resultado ofrecido por un entendido en la materia; sin embargo, puede conseguirse un trabajo digno.
Han descrito tu narrativa como “culta y rica en matices”, “apta por los que quieren disfrutar del lenguaje”Me agrada que menciones el tema. Tal y como cité en una presentación en El Corte Inglés, con el lenguaje podemos acometer vulgaridades o poesía. Entre ambos extremos hay una escala. El realizador de «Las horas», recuerda cómo descubrió a los 15 años la literatura de Virginia Wolf: «nunca creí que pudiera hacerse tal cosa con el lenguaje escrito. Era algo así como oír a Jimi Hendrix». Esto le cambió la vida, y dictaminó su futura profesión. Lo mismo puedo argüir sobre J.R.Tolkien y su exquisita prosa en el «El Señor de los Anillos». Yo amo las letras y no puedo expresarme de otro modo; y por otro lado, confiere a mis novelas un grado de verosimilitud. Entiendo que hoy día no puede ser muy comercial, pero siempre hay un público elitista, amante de la buena lectura. Por otro lado, paradójicamente, es lo que más me ha ayudado en cuanto al mundo editorial, pues no se hubieran fijado en mí de otro modo.
Con el lenguaje podemos acometer vulgaridades o poesía
¿Qué obra dirías que es la referencia en las novelas de corte histórico en España?Las obras de género de Santiago Posteguillo.
¿Terenci Moix o Gore Vidal?Gore Vidal.
¿Cómo descubriste Entreescritores?Una web hablaba de las 10 mejores plataformas de lectura, y la vuestra estaba muy bien valorada. Fui a ella, y enseguida descubrí sus exquisiteces. Me convenció de inmediato. Algo así, como un amor a primera vista.
¿Por qué decidiste publicar tus libros en Entreescritores.com?Me pareció que el concepto buscado lo mostrábais con toda la seriedad requerida. Deseaba una web con lectores avezados y una cierta óptica profesional. La plataforma me parece estupenda; lo único, si se permite decirlo, es la fórmula empleada para valorar las novelas. Creo que la opinión debería ser global. A más número de lectores y opiniones, mejor votación, al margen de la calidad del votante.
Con Entreescritores deseaba una web con lectores avezados y cierta óptica profesionalCLICK TO TWEET
¿Qué destacarías de la plataforma?El enunciado anterior, en cuanto el nivel de lectura, y la extrapolación de algunas obras relevantes al ámbito editorial, o promover la lectura más globalizada de aquellas más interesantes. Hoy por hoy cuesta encontrar un lugar serio y honesto que preserve los valores de la literatura y la de los nuevos talentos. En este aspecto, mi respeto queda claro.
¿Genera “ruido” en Internet la autopublicación?Por descontado. Pero aquí hay mucho que hablar, como vengo diciendo en unos u otros medios. Personalmente, desde el 2009 he trabajado con los tipos de edición más comunes. El mercado está saturado con una ingente cantidad de trabajos mediocres, debido a la total falta de garantías del producto. Escribir es casi una auténtica profesión, en la que es obligado conocer todos los rudimentos del oficio. Y después, como imperativo consustancial, hay que someter la novela a una valoración y corrección experta. Éste es el gran fallo común en las autoediciones de la gente con poca experiencia y estudio.
Hay que someter la novela a valoración. Éste es el fallo en las autoedicionesCLICK TO TWEET
Vas a publicar tus dos libros bajo un sello editorial ¿Cómo lo has logrado?En principio, las dos obras ya aceptadas son: «En la noche», y «Al filo de la tiniebla». Siempre he utilizado los cánones antiguos . Primero sometí mis manuscritos a una valoración autorizada, y después llamé a las puertas cibernéticas. Siempre hay alguien dispuesto a considerar una obra de valía. Por dicho motivo es necesario que la obra esté bien presentada y corregida. Yo empecé de cero en el 2007, y la AEN fue una ayuda vital para mí, en cuanto al aprendizaje y valoración de mi trabajo. Presentar un buen dossier es imprescindible. Un ejemplo práctico en una hora en la que ninguna editorial de prestigio admite manuscritos, es el siguiente: al margen de una contestación favorable, lo aquí expresado ha hecho que «Guildo», una obra juvenil que recién he terminado de escribir, la hayan aceptado tres editoras de la talla de Edebé.
«Guildo», una obra juvenil que acabo de terminar, la han aceptado tres editoras de la talla de Edebé
¿Contaremos con más novedades tuyas pronto?De forma generalizada, sí. Y si te refieres a la plataforma, sería mi deseo. En estos momentos trabajo en la quinta obra de la saga de Aristarco de Alejandría, y en mi primer ensayo sobre el mundo y la religión. Entre tanto busquen editor, no me importaría exponerlas en esta dorada campiña donde veláis nuestros sueños.

La estupenda reedición de las novelas de Aristarco de Alejandría de la mano de Alberto Santos Editor e Imágica Ediciones

Mar, 02/03/2015 - 10:17


 Alberto Santos, Editor e Imágica Ediciones nació el 5 de mayo de 1995. Si primer libro fue Star Trek. La Nueva Generación, una guía de los episodios de la famosa serie. Tras un fulgurante éxito, se centraron en publicar guías para los aficionados a una gran diversidad de géneros, siendo los primeros en crear este tipo de publicaciones en España. A través de los años han ido diversificando, de tal manera que han publicado cómics, novelas históricas, clásicos, libros ilustrados, enciclopedias y otros géneros literarios.
Cautivado por "Al filo de la tiniebla", Alberto Santos va a reeditar los libros publicados de la saga de Aristarco de Alejandría a partir de la primavera del 2015.



Imágica Ediciones y Alberto Santos representan la pasión por la literatura.





En 2013 comienzan a editar sus novelas en formato electrónico, así como audiolibros.





Alberto Santos es hoy día un referente del género Fantástico.




La saga del inefable Aristarco de Alejandría no ha podido caer en mejores manos. Nuevas ediciones de sus aventuras, tan cuidadas, como sensiblemente remodeladas. Es el caso de la primera novela que dio origen a la serie, "En la noche", la cual se editará en una versión revisada y ampliada.




¡2015 será pues el año de Aristarco de Alejandría y su inquebrantable amigo Tiberio Sempronio Graco! ¡Prepárate para la gran aventura! ¡Muchos son los misterios y las intrigas a resolver! ¡Aristarco ya está inmerso en los preparativos del equipaje, mientras Graco se ejercita física y mentalmente, puliendo ya la hoja de su mortal  y acerada gladium!

Estudio médico de la muerte de Bruce Lee

Lun, 02/02/2015 - 16:35


       La causas de la muerte de Bruce Lee siempre han estado envueltas en un natural misterio, y en la consiguiente polémica que todo deceso prematuro y súbita de un ídolo produce. A día de hoy, los avances en el campo de la investigación y la medicina pueden determinar los detalles específicos de su muerte. El artículo aquí expuesto es un estudio del doctor Pablo Pereda González, médico y cirujano, y especialista en Biología y Medicina del deporte, entre otros. Como simpatizante del tema, ha tenido a bien otorgarme el permiso para difundir su interesante estudio clínico, que ahora expongo con sumo placer en el Memorial JKD Club, para todos los interesados en la vida, obra y muerte de Bruce Lee.  Al final del artículo encontraréis una copia del examen forense realizado en Los Ángeles, el 12 de agosto de 1973, con el fin de dictaminar si algunas sustancias tóxicas pudieron ser determinantes en el súbito fallecimiento. 











Bruce Lee, el hombre incierto. Reflexiones desde el Olimpo.

Mié, 01/07/2015 - 10:33




Chuck Norris ha dejado dicho:


«El JKD de Bruce murió con él. Bruce Lee se dedicó a extraer técnicas de otras artes marciales, creando un sistema muy eficaz; pero, repito, que para él. No era un sistema que otro pudiera poner en práctica, pues para hacerlo se necesitaba su genialidad y su talento, y eso no todo el mundo lo tenía».
(¡Pues estamos aviados! ¡Después de darle y que darle al tintero y tanta gente rompiéndose los cuernos!)


«Bruce Lee  no quería que se hiciera una publicidad masiva como la que se está haciendo».
 ¡Anda ya! Ni tampoco que hicieran un dios de su persona, ni comerciaran con él, ni que manipularan su JKD, ni que… ¡mejor lo dejamos!)


«Bruce Lee iba quince o veinte años adelantado a su época, entonces es posible que el enfoque que le hayan dado ahora sea erróneo».
 (Huumm… posible, muy posible)


«Para poner en práctica el JKD se necesita una técnica y un talento excepcional. Personalmente sólo he conocido a una persona capaz de llevarlo a la práctica».
(¡Yo también!)


«Ningún hombre debe seguir a otro ciegamente. Cada hombre debe trazar su propio destino».
(Que se lo digan a muchos forofos de Bruce Lee. Ya machuchos, todavía llevan el bote a cuestas. ¡Ni diciéndoselo el propio Maestro!)


«El JKD actual no es el mismo que el que hacía Bruce Lee, pues es un sistema vivo que avanza con los tiempos actuales».
(Entonces, ¿murió con su creador, o no? ¿En qué quedamos?)


Pauk Vunak:

«Mi consejo a todos aquellos que buscan sobre qué arte estudiar, es: mirar el potencial del instructor; no debéis escuchar su boca hablar, sino sentir como «habla» su cuerpo».
(Mal lo tienen pues todos los grandes entrenadores de Boxeo, y otros)


«JKD es concerniente con la manera en que las técnicas o movimientos son ejecutados. El foco del entrenamiento en el JKD era y sigue siendo el desarrollo personal de los atributos. Las técnicas que no muestras los atributos de un luchador, no son técnicas de JKD. En el JKD los atributos son, con mucho, más importantes que las técnicas; esto explica por qué es tan difícil definir el JKD para alguien que distingue los estilos por sus técnicas. La esencia del JKD no es aprender otra multitud de técnicas de JKD, sino por el contrario, es el refinamiento de nuestros atributos, que son los responsables de hacer que las técnicas trabajen con efectividad. Así, para poder comprender los principios del JKD, es necesario tener una mentalidad completamente diferente. Tú eres el JKD».
(¿Entonces, me convertiré en un concepto? UUfff… no sé si me agrada la idea)


Ted Wong:


«El cuerpo es sólo un medio de expresión de una energía y naturaleza interior, que aprende y evoluciona gracias a las experiencias de la vida».
 (¡Anda, pues Bruce murió muy joven!)


«Bruce fue un claro ejemplo de investigador introspectivo, que no se conforma con lo que otros han hecho y conseguido, y que no permite que nadie se convierta en un simple imitador. Impulsaba a sus discípulos y a cuantos entraron en contacto con él, a que buscaran dentro de ellos mismos y que se expresaran tal y como ellos eran.
Las inquietudes de un espíritu de esta naturaleza, obliga a romper con moldes y estereotipos. Nos ha aportado lo más importante que un maestro ofrecer a su discípulo: la noción de que somos originales e irrepetibles, con cualidades y dones propios que tenemos que desarrollar y experimentar, sin permitir que ideología o escuela alguna, o incluso las devastadoras críticas de una sociedad o clan caduco, nos restrinjan en nuestra capacidad de ser nosotros mismos y de manifestarnos en consecuencia».
(¡Chapeau, Ted!)


Larry Hartsell:


«JKD es, ante todo, una idea, un concepto, y significa diferentes cosas, para diferentes personas».
(Pues vaya cachondeo, así no hay forma dar con algo; puede ser todo o nada… ¡vaya usted a saber!)


«No es cierto que el JKD murió con él. Bruce fue un guía; nos dio las llaves para abrir nuestras propias puertas. En otras palabras, su verdad puede que no sea mi verdad, o su forma de actuar puede que no sea mi forma de actuar, porque no hay dos personas que piensen y actúen de la misma manera (¡Hou, hou, filosofía urbana!).Éste es el motivo por el cual Bruce estaba interesado en enseñar al individuo, en particular; no en masa. Por esta razón en sus clases había siempre un límite de personas».
 (¡Vaya! Me temo, querido amigo, que las cosas hayan cambiado lo suyo; porque si no es comercial, no hay dinero; y si no hay dinero, adiós a la fama. Claro está, que siempre podemos echar un vistazo a la estadística actual sobre la enseñanza del JKD. A ver… mejor, no.)


«JKD es un concepto; pero en realidad, el trabajar con un instructor cualificado ayudará a captar claramente la idea del arte que Bruce creó».
 (Oiga, que yo sepa, los conceptos, al igual que ocurre con los de cualquier otro gran hombre, ya sea el gran Ghandi, Krishnamurti, Descartes o Freud, pueden ser perfectamente comprendidos a través de los ensayos literarios y filosofía que han dejado sus creadores. Y Bruce, me parece, no es una excepción; y además, los ha dejado perfectamente aclarados)


«Mucha gente viene a entrenar JKD y no mejoran; ellos deberían aprender la habilidad y no lo hacen; se mueven de una forma mecánica».
(Sin embargo, Bruce sí sabía extraer lo que deseaba de las personas a las que entrenaba. ¿Por qué diablos será?)










… continuará.







La AEN. 10 claves para lograr publicar.

Sáb, 12/13/2014 - 12:51


 10 claves para publicar por José Ramón Sales Publicado el 09/12/2014 de Contar cuentos es algo connatural en nuestra especie. Algo que desarrollamos conforme nuestra capacidad de fabular se abre paso entre las conexiones sinápticas del cerebro, y que denominamos con muy buen tino «imaginación». Esta imaginación, a menudo inductiva de una pasión desaforada por la escritura, desgraciadamente es del todo insuficiente para llegar a la meta. Y la meta es, sin lugar a dudas, ver nuestras inquietudes publicadas por una editorial seria, intentando no caer en las redes de los desaprensivos que hacen negocio a expensas de nuestros sueños. Hablar de todo esto requeriría otro artículo. Para la ocasión he creído conveniente facilitaros las diez claves necesarias para intentarlo. Por supuesto, no hay garantías. Lo único que puedo ofreceros es mi experiencia, y lo que considero fundamental para alcanzar nuestro objetivo. Y lo hago desde la perspectiva de un escritor que ha partido de cero.Así pues, no son frías teorías dejadas caer por un académico, un entendido en cuestiones literarias, un editor, o un escritor encumbrado. Os hablo desde la cercanía del camino por el que ando, junto a otros muchos, con una mochila cargada de ilusiones…Repasemos pues las 10 claves:

correcciones
 1 — La primera y más importante, es valorar y corregir nuestros escritos. Escribir bien requiere de la conjunción y armonía de muchos elementos. Es imprescindible saber si tenemos cualidades, así como las virtudes y defectos a corregir. En mi caso, la elección de asociarme a la AEN fue un hecho capital.2 — Tener un estilo propio. Cualquier entendido os dirá lo importante que es. Yo lo reafirmo. Es algo difícil, y no todos los escritores lo poseen; sobre todo en los tiempos que corren, donde la prosa se ha vulgarizado en exceso. El estilo es vuestra carta de presentación, vuestro DNI.
paciencia
 3 — Arroparos con una paciencia infinita. Éste es un camino lento y difícil. A veces nos dejamos vencer por los continuos fracasos. La fortaleza será nuestro mayor aliado. Con cada golpe hay que levantarse, e intentarlo con más fuerza. El tesón y la perseverancia nos harán llegar, cuando otros se queden exhaustos en la cuneta.4 — Elegir cuidadosamente los temas de nuestros libros. Desgraciadamente, una catarata de historias se vierte cada semana sobre los lectores, sumándose al ingente volumen de material ya escrito. Existen demasiados trabajos parecidos, y una marea de libros banales. Ser original es tan complicado como necesario.5 — Perfeccionarse constantemente. Para ello realizar algunos talleres de escritura son una gran ayuda. El segundo paso, mucha escritura y lectura escogida, y tener una mente analítica en el proceso creativo, colocando los cinco sentidos en ello. A veces, incluso el sexto. Pulirse requiere su tiempo.6 — Escribir desde el corazón. Puede resultar extraño; pero es algo que un editor profesional detecta de inmediato. A veces, demasiado influenciados con la técnica y lo que más pueda llegar al público, corremos el riesgo de convertirnos en una suerte de «escritores mercenarios». Escribe lo que te guste y lo que sientas de verdad.7 — No cegarnos con el éxito, la fama y el dinero. Un auténtico escritor no tiene por qué llevar esto adosado en su equipaje. La Historia está llena de ejemplos. Sé un escritor honesto, antes que nada. Si así lo hicieres, muchos de los caminos se abrirán por sí solos. No busques crear libros olvidadizos de usar y tirar. Lo importante es la trascendencia. Es el mejor de los laureles.8 — Internet es hoy día una herramienta necesaria para proyectarse a ciertos niveles. Yo la he utilizado a medias porque me robaba un tiempo vital para la escritura, mi verdadera vocación. Y ha sido mi escritura la que me ha abierto las puertas. Así pues, es algo necesario, pero no hay que perder de vista que es un medio para un fin. Aprender a utilizarla en tu favor, es esencial para optimizar tu tiempo.9 — Crear una sinopsis atrayente de vuestra novela, teniendo claros desde un principio los objetivos. Tener un manuscrito bien presentado y corregido. Confeccionar un currículum lo más atractivo y sincero posible. Y añadirle una buena valoración de la novela, hecha por un comité especializado, como el que tiene la AEN. Por último, esbozar una buena carta de presentación. Ya tenéis el paquete listo para ir aporreando las puertas cibernéticas.
asesoria-juridica10 — No ser víctimas de vuestro anhelo, corriendo a los brazos menos indicados. Si contáis con una comunidad como la AEN, recabar consejo, y enviar copia del contrato de edición (cuenta con asesoramiento legal gratuito para los socios). Podéis también indagar en los foros literarios las opiniones de los usuarios. Yo he publicado en todos los sistemas. La coedición puede ser interesante si llegamos a beneficiarnos con un sello editorial con cierto prestigio. Por el contrario, la autopublicación (que no es lo mismo que autoedición) enflaquece nuestro currículo.
José Ramón Sales

El concepto de realidad

Dom, 11/30/2014 - 21:17
«Si no cambiamos nuestros patrones de pensamiento, no vamos a poder resolver los problemas que hemos creado con nuestros actuales patrones de pensamiento».
                                                                                   Albert Einstein
El hombre nace sincero y muere mentiroso. Ésta es una gran singularidad, sin duda. El proceso es a menudo consciente, pero otras no lo es tanto.  Porque muchas son las ocasiones en las que nos mentimos de tal forma, que terminamos por convencernos que la falacia no es tal. Enterramos la verdad en lo más profundo, y echamos la llave. Y es que solemos aspirar a esa felicidad que sólo es posible alcanzar con la inocencia. Queremos ser felices y no deseamos que el cielo se tiña de rojo.Pocas veces un entusiasta demostrado de Bruce Lee se asomará al abismo de su pasión y la mirará directamente a los ojos. Por dicha razón, ninguno escribirá lo que voy a exponer a continuación. Esto guarda estrecha relación con lo que el protagonista de mis novelas, Aristarco de Alejandría, suele esgrimir: que todo análisis devenido a través del filtro de las emociones no es fiable, pues cuando el investigador se involucra emocionalmente con el objeto de su estudio, el filtro creado desvirtúa la conclusión final. Y es que, para ser totalmente objetivo, hay que separar una cosa de la otra.He leído en mi vida muchos ensayos sobre la vidas de ilustres personajes, y siempre los más valorados eran los que se exponían desde la imparcialidad, no por los simpatizantes y entusiastas del personaje en cuestión. En estos trabajos siempre redunda la alabanza desmesurada del individuo, y cualquier punto negativo, o bien no es tratado, o bien es modelado con la pluma del eufemismo. Por dicho motivo, no son pocos los escritos subjetivos entorno a Bruce Lee. De ellos aprendemos bien poco, a excepción de un cuantioso anecdotario, que siempre satisface a muchos.Lo más importante que tiene el ser humano es la vida. Es su posesión más valiosa. Perderla a edad temprana es trágico. Pero yo aquí deseo hablar de cómo la parca alcanzó a Bruce Lee, y las connotaciones que se derivan de un hecho tan cruento. En cierto modo, podríamos argüir que, al final, Bruce Lee fue derrotado por el propio Bruce Lee. Y si alguno de los fundamentalistas brucelianos opugna algo en contra, baste con decir que a día de hoy los expertos coinciden en que nuestro mito favorito sufrió lo que ahora conocemos como Sudep, o «muerte súbita», provocada básicamente por estrés y sobreentrenamiento. Y ahora sí he puesto el dedo en la llaga.

              Fue Bruce Lee quien se sumergió en su propia tormenta de muerte. Conozco muy bien todos sus escritos y su forma de pensar. Resulta cuanto menos paradójico que no haya sido capaz de aplicarse la filosofía taoísta y los conceptos zen que tanto preconizaba, entre otras muchas corrientes de pensamiento que cultivó en vida. El anhelo por alcanzar la meta a toda costa, llegando a ser el mejor arista oriental de artes marciales y hacer la mejor película del género, le pasó una dramática factura. El cineasta Roman Polanski recuerda la impresión que siempre le causaba Bruce cuando se sometía a lo que consideraba un «entrenamiento inhumano». La famosa frase de Bruce es igual de explícita: «¡Avante a toda máquina!». Solía aplicarla en los momentos de dificultad, señalando que había que ir a por todas, pasara lo que pasara.
¿Cómo debería tratarse la derrota de un hombre que pagó con su vida la osadía de no llevar a cabo una buena filosofía existencial, a pesar de ser consciente de ella? ¿Y qué opinión debería merecernos los que siguen la filosofía de un individuo que se inmoló a sí mismo en aras de un sueño?Resulta ominoso visto así; sin embargo existen fuertes atenuantes. Y aquí deberíamos recordar la percepción de Bruce Lee sobre «la totalidad», en cuanto que las partes aisladas de algo, por más fuertes y convincentes que se presenten, no son «la realidad» y por lo tanto debemos estar atentos a este importante hecho. Pero para ser capaces de ver el conjunto, tenemos que ser objetivos y darnos cuenta de lo que perdió Bruce Lee con su postura. De haber vivido habría saboreado las mieles de su esfuerzo; hubiera hecho buenas películas, escritos libros y redondeado su querido JKD. Y en el ámbito personal, habría visto crecer a sus hijos, rodeado de su familia y amigos. Ningún  hombre en su sano juicio renunciaría a todo ello, más el resto de placeres que depara la vida, cercenándola a los treinta y dos años, a cambio de convertirse en un mito. Algo, que, por otra parte, a él no le hubiera agradado lo más mínimo.

Y ahora, dejando atrás la cruda realidad, por más que se nos atragante, veamos que no todo ofrece un mismo rostro ceñudo. Las filosofías que amaba Bruce y que destiló muy hábilmente para nosotros, son altamente positivas. Gracias a ellas, él y algunos de nosotros, alcanzamos orillas llenas de fragante vegetación. El que en su vida, las circunstancias lo atraparan trágicamente, no quiere decir que esos mensajes sean irreales o funestos. Al contrario, son positivos y él señaló un camino viable hacia ellos.Su percepción de las artes marciales es única y adelantada a su época. Nos ha dejado las directrices para alcanzar la libertad a través de ellas, y no dejarnos engañar por las torpezas de unos y otros, anclados en postulados mercaderes y caducos. Decía: «Recuerda bien que «el arte» vive allí donde se encuentra la libertad absoluta. Al fin y al cabo, «el arte» es un medio para adquirir libertad personal». Esto lo dice todo. Y, a través del postulado nos enseña que para ser nosotros mismos debemos interrogar, buscar y aprender, sin aceptar las cosas preestablecidas. Para hacerlo hay que tener un espíritu renuente y autodidacta como el suyo.Después tenemos sus películas, filmaciones, material fotográfico, y escritos, todos de gran valía para el que sabe bucear en el pasado, a modo de vigoroso arqueólogo desentrañando los enigmas habidos.

Y, para finalizar, hasta con su muerte nos ejemplariza, advirtiéndonos en qué lugar discurre la línea que demarca nuestras limitaciones como seres humanos. «El que cede puede vencer cualquier cosa superior a él; su fuerza no tiene límites. Debemos estar en armonía con la fuerza del adversario, y no en estado de rebelión contra ella», decía Bruce. Y esto debemos aplicarlo a la propia fuerza de la existencia, ante la cual a veces debemos ceder para no ser arrastrados por una poderosa y omnipotente entidad. La siguiente frase suya adquiere ahora tintes dramáticos: «El rigor inflexible es compañero de la muerte, y la blandura que cede es compañera de la vida». Él no quiso ceder, y se quebró un lejano día de mil novecientos setenta y tres.«Terco, como una acémila», diría Graco, el experto luchador y compañero de fatigas de Aristarco.
Me tengo como algo más que un admirador de Bruce Lee; pero ello no es óbice para que deje de contemplar la realidad y ponga un atado a mis ojos. No obstante, el rigor impermeable y enfático con el que desvelo la verdad, no obstaculiza mi tremendo cariño por él. Todo lo contrario, me hace verlo con más sentimiento, si cabe, pues veo en su humanidad, la mía.

Artes marciales y literatura

Mar, 11/25/2014 - 11:59

Un punto de inflexión donde convergen artes marciales y literatura, la espada y la pluma, la fuerza y la delicadeza, el yin y el yang.
Cierto es, que siempre cultivé ambas cosas: cuerpo y mente. Y al llegar el ciclo vital de la madurez, donde acumulas toda la experiencia de un largo viaje, fue algo consecuente que vertiera ese conocimiento en papel. Gustándome subvertir las normas, tanto como buscar la originalidad que enfatizaba Bruce, decidí no abalanzarme hacia el típico ensayo de artes marciales y filosofía. En su lugar, me gustó mucho más la idea de plasmarlo todo a través de una serie de novelas donde la aventura y el misterio se dan la mano. Dos personajes clave representan la fuerza cósmica del yin y el yang. Uno de ellos es el griego Aristarco de Alejandría, investigador y filósofo existencialista, hombre sesudo hasta la médula. El otro es Graco, un romano inteligente y muy físico, experto en la lucha con armas o sin ellas. Un tándem perfecto que me permite derramar todo lo que deseo y me importa como ser humano vital.

Cuando escribí mi primera novela, «En la noche», todos los que me conocían daban por hecho que se trababa de un libro sobre mi filosofía de artes marciales. La cara que esbozaban cuando les decía que se trataba de libros ambientados en la antigüedad, llenos de misterio, batallas épicas y aventura, era digna de contemplar. Quedaban muy desconcertados. Cuando las novelas se fueron sucediendo, y aquellos que me tenían como maestro de artes marciales las leyeron, pronto llovieron los elogios y las felicitaciones, puesto que en aquellos lugares lejanos y exóticos encontraban claramente las huellas de mi filosofía en las artes marciales. Así que, de alguna forma, he escrito lo que ellos a menudo me pedían: un texto donde dejara expuesta mi personal conocimiento de años. Y me encanta poder decir que, al igual que en su día rompí moldes con el Bruce Lee JKD Club, ahora vuelvo a las andadas con este atípico legado personal después de treinta años de enseñanza continuada como instructor.

Escribir no es fácil, y me ha supuesto un reto desproporcionado. He tenido que aprender y pulir mucho la técnica, remontando deficiencias y potenciando las cualidades que siempre estuvieron ahí, aguardando. Me acordaba de Bruce y su denodado trabajo por hacerse oír, dándose batacazos y encajando desilusiones; pero siempre lleno de paciencia y tesón, levantándote siempre antes de la cuenta final para seguir luchando. Y, tal y como siempre él argumentó, lo que llevas a cabo con la fuerza del corazón, siempre termina por dar algún fruto, pensando que el éxito no es tan enriquecedor como el viaje hacia él.


Al filo de la tiniebla

Jue, 06/12/2014 - 14:48



       En el 131 a.C. Delos es una ciudad corrupta donde el comercio sexual ha proliferado de forma escandalosa, a través de las Casas de Placer y los muchos prostíbulos diseminados por la urbe. En ellos, todo un repertorio de perversiones satisface a la clientela más exigente, incluyendo el incesto y la zoofilia, traídos del lejano Egipto.
       Aquel año, un invierno frío y lluvioso sacudía el Egeo. Bajo tal inclemencia, un extraño emisario se persona en la hacienda del investigador Aristarco de Alejandría portando una inquietante misiva: Maela, una antigua conocida, y amante de su querido amigo Graco durante la campaña de Numancia, les pone en antecedentes sobre una serie de crímenes que amenaza con desestabilizar el lucrativo comercio de la ciudad.       Un oscuro imprevisto tejerá de inmediato una tela de araña entorno a los dos amigos, que deberán poner rumbo hacia la voluptuosa y traicionera ciudad, en la que el misterio de los asesinatos los involucrará en una oscura investigación, sumiéndolos en una escalofriante aventura, inundada de una desbordante y peligrosa sexualidad.

       http://editorialcirculorojo.com/al-filo-de-la-tiniebla/

       Trailer: http://www.youtube.com/watch?v=uTqa1tq7DUI

Entrevista Adimensional 2014

Mié, 06/11/2014 - 15:40



Entrevista a José Ramón Sales: Al filo de la tiniebla
por David Garcés


     Con motivo de la publicación de su cuarta y enigmática novela, entrevistamos a José Ramón Sales, autor del ciclo de novelas sobre el investigador Aristarco de Alejandría, cuyos misteriosos, y a menudo terroríficos casos, deleitan ya a los amantes del buen suspense.


AD.- A punto de la presentación de tu nueva novela, ¿puedes hablarnos un poco de ella?
JRS.- Encantado. Es un trabajo en el que, a pesar de la obvia correlación, he intentado sorprender una vez más a los seguidores de la saga. Por el hecho de pertenecer a una misma serie de novelas, no hay por qué caer más de lo debido en la consecuente reiteración. Es algo que intento en cada libro.

AD.- Pero, parece ser que hay una cierta aureola sobre en esta novela, ¿no?

JRS.- Me imagino que te refieres al tema se la sexualidad. Bien, tras la primera de las novelas, uno de los personajes principales queda literalmente hechizado por una mujer que conoció y de la que se enamoró. Su recuerdo le persigue durante años, hasta que por fin se reencuentran en este libro. Esto da pie a una serie de situaciones que, unido al cariz de la historia, plena de poder y corrupción, desencadena toda una serie de exposiciones bastante fuertes, tales como el incesto, o la zoofilia. Todo ello se mezcla con la trama de un complejo asesino en serie.

AD.- A pesar de todo lo que hay en la red, y el palpable incremento de estas cuestiones, siguen siendo tabúes sociales. No debe haber muchos escritores que aborden estos temas.

JRS.- Desde luego. Pero, por más oneroso que resulte un tema, depende mucho de la forma en la que se expone. En este aspecto, he sido tan descarnado como la realidad; no obstante, si lo expones con suficiente aptitud artística, el resultado varía muchísimo. Por ejemplo, sabemos que la violencia puede ser expuesta con una cierta belleza estética.

AD.- Hemos leído alguno de los libros, y vemos que suelen contener, además del suspense inherente a la trama, magníficas escenas de lucha y cierta dosis de filosofía.  
JRS.- Lo de la lucha; los movimientos y la introspección mental a la hora de combatir, es una heredad por mis años como profesor de defensa personal. La filosofía, a pesar de sus incuestionables limitaciones, nos hace pensar. Y me gusta hacer meditar a la gente, sobre todo con las cuestiones importantes que a todos nos interesan.

AD.- ¿Y qué nos dices de ese puntillismo a la hora de recrear los ambientes? Algo que también se aprecia enseguida.

JRS.- Ayuda a colocar en escena al lector, y procura veracidad; sobre todo, si nos movemos en el terreno del mundo antiguo. Muchos novelistas lo expresan de forma un tanto liviana para no recargar a los lectores. Es uno de los muchos cánones que tanto me gusta romper. La gente que lee mis libros suele decir que ha visto los escenarios y ciudades que retrato. Es lo que persigo. Y no que el lector componga en su cabeza los datos que le faltan a tenor de lo que lee.

AD.- Esto nos lleva al tema de tu estilo. Hay quien dice que es un poco complicado, aunque excelente y muy profundo. 

RS.- Has tocado un tema importante.

AD.- No vamos a dejarnos nada en esta radiografía de tu persona y tu obra.

JRS.- Me parece bien. Veamos; una cosa muy importante para un escritor es que tenga un estilo. Es algo que todos los buenos escritores y entendidos saben muy bien. No todo el mundo lo tiene. Y el que lo posee, nunca debería transformarlo en aras de la comercialidad. Esto sería un gran error. Yo tengo una personalidad muy peculiar, y naturalmente se ha trasladado a cada uno de mis actos creativos en esta vida. Creo firmemente en la literatura con mayúscula, aunque ésta no sea comercial. Máxime cuando actualmente el nivel intelectual ha descendido notablemente a consecuencia de la velocidad. La mayoría de la ingente cantidad de libros que se crean hoy día nacen con vocación al olvido. No es lo que pretendo. Y esto, para mí, está por encima de lo comercial. Por otro lado, siempre he matizado que escribir puede ser algo poético y artístico, o bien algo burdo y banal. Depende del escritor, sus cualidades y objetivos.

AD.- Interesante. Creo haber leído algo de esto en alguno de los libros. Esto me lleva a una pregunta algo personal. ¿Hay algo de ti en las novelas?

JRS.- ¿Te refieres a mi persona, o a experiencias?

AD.- Ambas.

JRS.- Todo autor, en un momento u otro, vierte sus experiencias. Es imposible no hacerlo. En mi caso, dividí mi personalidad entre ambos protagonistas. Cada uno acumula una parte de mi carácter. Esto tiene mucho que ver con mi dualidad, como persona que ha cultivado el lado físico tanto como el intelectual. En cuanto a experiencias personales, qué duda cabe; pero permíteme que las guarde para mí.

AD.- Los dos personajes principales tienen mucha fuerza. ¿Cómo fue su desarrollo?

JRS.- Lo cierto es que esto daría para otra entrevista. Diré que fueron una serie de circunstancias las que condujeron hasta Aristarco y Tiberio Sempronio Graco. Ellos son las novelas.

AD.- ¿Y sobre el génesis de la obra?

JRS.- Cuando me planteé escribir novela, busqué algo original, a pesar del absurdo que representa. El tiempo de literatura experimental a lo Virginia Wolf ya pasó; aunque no su método, «el flujo de las conciencias», que me sigue pareciendo magnífico. Dado que desde la infancia me gusta el género de terror, o de suspense, hibridé varios géneros, e hice algo poco usual en este tipo de literatura, considerada un género menor: recrear muy bien el mundo antiguo y utilizar un prosa cultivada. Y así surgió «En la noche», a la que siguió «La sonrisa del chacal» y «Renacidos». Siguiendo con mi tesis sobre la ruptura de cánones, como un freno a la creatividad, las primeras páginas de «En la noche» es toda una declaración de principios sobre cómo no debe comenzar una historia. Me gustó hacer todo lo contrario. Los que la han leído, podrán olvidar la introducción de muchas novelas; pero no la de ésta.

AD.- Siendo el denominador común el misterio, ¿qué te hace elegir cada uno de ellos?  
JRS.- Me gusta la temática del vampirismo y con la primera quise llevarla a otra época más sugerente y desconocida. Abordar la licantropía en la siguiente, fue algo consecuente. Siguiendo con el hilo, me sugestioné con el tema los muertos vivientes, plasmándolo de una forma un tanto especial en la tercera. A partir de aquí, los misterios surgen inesperadamente. Veo las opciones y elijo con cuidado, dado que tampoco puedo tratarlos todos.

AD.- ¿Cuántas novelas compondrán la saga?

JRS.- Siempre tuve nueve títulos en la cabeza.

AD.- ¿Y tienes pensado el final?

JRS.- Desde siempre. Cuando pienso en esta novela, me emociono, al punto que se humedecen mis ojos al visionar con los ojos de la mente algunos de sus pasajes.

AD.- ¿Y esa faceta de ensayista? ¿Qué nos puedes contar?

JRS.- Es mi parte iconoclasta. Algunos son temas que trato en las novelas; otros, los de carácter social, son producto de mi continúo análisis de la vida. No en vano la columna de Escaparate Valenciano se llama «Crónicas rebeldes».

AD.- ¿Tendremos alguna vez un libro de ensayo? Seguro que sería memorable.

JRS.- En principio, todavía no me lo he cuestionado. Pero ya sabes cómo es la vida. Cuando menos te lo esperas surge la idea y la oportunidad.

AD.- Para finalizar, ¿puedes contarnos algo sobre el siguiente proyecto? ¿Lo tienes ya en mente?

JRS.- Sí. Actualmente trabajo en «Sobre los mares de fuego». La ambiento en una zona del África antigua, antes de Cristo. La trama principal gira sobre la búsqueda de los orígenes de los misteriosos tesoros que Salomón recibió de la reina de Saba. Sin embargo, la fascinante aventura se engarzará a otra importantísima, de la que no puedo hablar.

AD.- Pues te damos las gracias por esta interesantísima entrevista, y te deseamos el éxito y reconocimiento que mereces por tu gran trabajo literario.

JRS.- Gracias a vosotros por la oportunidad de expresarme. 

Presentación

Mar, 06/10/2014 - 18:46


Escribir sobre Bruce Lee no representa un gran esfuerzo; es un personaje atrayente y carismático que nos embelesa a poco que lo veamos, ya sea en películas, en fotos, o incluso leyendo sobre él. Lo verdaderamente difícil es desarrollar un trabajo sin dejarse llevar por la emoción personal y los afectos, lo cual creará un filtro instantáneo, a través del cual resultará imposible ser objetivos, y donde todo análisis dejará de ser fiable.Si algo he aprendido de la filosofía de Bruce y de mi paso por la vida, después de haber recorrido un buen trecho del camino, es lo difícil que representa expresarse con la honestidad que tanto abanderaba. Seguir su luz no es tarea fácil, entre tanto la vida está llena de intereses, oscuridad y poder. De hecho, él mismo tuvo su dificultad para hacer llegar al público los conceptos filosóficos de su mensaje liberador. Tanto, como para decidir cerrar las escuelas que fundó. Este prisma se expande y magnifica tras su muerte, cuando él ya no puede tomar control sobre su obra y sus deseos. Todos sabemos cómo procesamos el pasado y lo reconvertimos según nuestra comodidad y percepción, ajustada a lo que sabemos, o creemos saber.Para ser el hombre honesto que enfatizaba Bruce, se debe dejar atrás muchas cosas, entre ellas todas esas que siempre corrompen la esencia de todo ser humano, y ya sabemos cuáles son. Si la fama y el dinero te llegan, debería ser por la justa, noble y verdadera expresión de los valores íntegros que te mueven. Muy posiblemente lo segundo nunca llegue por un medio tan loable, pero dicho esfuerzo y trabajo vivirá más que otros a lo largo del tiempo. Es el caso de innumerables artistas cuya obra no fue objeto de reconocimiento y especulación en vida, pero que ha pervivido a lo largo de las centurias en la historia de la humanidad. Es el triunfo de aquello que se hace desde el corazón, surgiendo de lo más profundo de nuestro espíritu, apelando a esa honestidad.Llevar a la práctica la filosofía de Bruce en las artes marciales y en la vida, requiere esfuerzo y dolor; principalmente porque nos exige abandonarlo una vez nos hemos realizado. Quedarnos pegados a su vera, no sólo representa nuestra involución, sino que también no hemos asimilado, ni llevado a la práctica sus consejos. Esto no quiere decir que tengamos que prescindir de los momentos de felicidad que nos regala su sabiduría; tan sólo que debe ser una cosa más entre el gran universo que nos rodea. Sin mayor importancia. Pero los seres humanos tendemos a apropiarnos, diseccionar y congelar a nuestro lado todo aquello que nos gusta. Por este motivo, si te quedas en Bruce Lee, si permaneces siempre en su luz, dejas de evolucionar hacia tu propia realidad, que no es otra que la de expresarte como ese genuino e indivisible ser humano que él preconizaba.He vivido lo suficiente para asimilar y completar las experiencias que Bruce no tuvo a causa de su repentina muerte, desarrollándome al ciento por ciento a través de sus indicaciones, percepciones y reseñas filosóficas, amén de las psicológicas. Sí es cierto que fue muy duro dejar el bote que me permitió cruzar al otro lado, y no cargarlo a mis espaldas como un pesado lastre. En compensación, he visto y sentido cómo su legado germinaba en mis entrañas, convirtiéndome en maestro, ensayista y escritor, alejado del mito, y de todo aquello que afloraba en la superficie; porque el Bruce Lee que solemos conocer en primera instancia, sólo es la punta del iceberg. Sus películas y fotos son el anzuelo y las redes con las que atrapa sus peces.
Tal vez, ahora, en la madurez, con el apoyo de buenos amigos, de la talla de Javier Vilchez, sea el momento oportuno de verter algo de la experiencia acumulada. No gustará a todos los aficionados, sólo a los que busquen la verdad, y gusten profundizar seriamente en la temática que nos ocupa. Para vosotros está dedicada esta sección.

                                                                                   José Ramón Sales

Presentación

Lun, 06/09/2014 - 19:26


Las artes marciales están ligadas a mi historia como ser humano, en una época en la que sufrí las inclemencias de la mano fácil ostentada por mis mayores y preceptores, así como los inefables chicos que siempre abundan en las cuadrillas, en las calles y en los colegios. Seres que, ya en edades tempranas, se alimentan de todo el sufrimiento que desencadenan. Con el tiempo, mi meta sería la de conseguir que nadie, nunca más, me pusiera la mano encima.Bruce Lee está irremediablemente ligado a ellas. Llegado el momento, no encontraba un sistema de defensa que fuera de mi agrado. Y lo encontré en aquel oriental que se expresaba de forma atípica a su linaje marcial, combinando movimientos de corte muy occidental. Todo ello enmarcado en la simpleza y vertiginosa velocidad de sus movimientos. Descubrir quién era no fue nadafácil, dada la desinformación imperante en la época; pero el destino habría de ponerme en el camino, de forma bastante accidental. Sea como fuere, conforme más descubría sobre este extraño personaje, más y más me asombraba, por la inequívoca correlación con mi rebelde carácter autodidacta. El punto culminante de esta afirmación se alcanza cuando te anticipas en el análisis de un movimiento marcial, o reflexión filosófica, cotejándola algún tiempo más tarde con los del propio Bruce Lee. Es decir, incontables veces, cuando alcanzaba un punto, podía darme cuenta de que ya había llegado a la misma conclusión. Seguir la senda abierta por Bruce Lee no fue difícil; aunque sí hube de hacer acopio de paciencia y tesón. El JKD Club me brindó la oportunidad única de adentrarme totalmente en aquel fascinante mundo de ideas, surgidas de una mente adelantada a su tiempo. Ser autodidacta por la carencia de posibilidades de la época, me brindó la oportunidad inigualable de asimilar el conocimiento de forma muy especial. Algo así como las percepciones que desarrolla un invidente, agudizando el resto de sentidos. Esto, unido al hecho de verme reflejado en él, derivó en una comprensión del mundo que me rodeaba. Creo que éste es el motivo por el que he podido llegar a ser un tanto especial en las cosas que he rozado en la vida.El Jeet Contact no iba a ser diferente. Tras cinco años de estudios autodidactas comencé a impartir clases particulares de algo que yo por aquel entonces contemplaba como una especie de versión apócrifa del JKD. Sin embargo, ya desde el comienzo, y llevando al pie de la letra los consejos del propio Bruce, ofrecía un sistema tamizado por mi propio carácter. Unos años más tarde abrí un centro en Valencia, que hibridé con el Club; como se puede comprobar más adelante en las fotografías. Siendo algo orgánico, y tras algún incidente con los ya flamantes herederos de la filosofía de Bruce Lee, puse nombre a mi sistema, llamándolo Jeet Contact. Creo recordar que corría allá por el año 1985 cuando tuvo lugar el singular bautismo. Tiempo después hube de convenir en lo positivo del hecho, de seguir al pie de la letra la ideología de Bruce Lee en el JKD. Y así, gracias a esta forma de contemplar con honestidad lo que desarrollaba, y avalado por la Suska, fue como pude enseñar durante 30 años una filosofía de artes marciales liberada de ataduras. Y 30 años es mucho tiempo.Durante ese espacio de vida siempre estuve evolucionando, hasta alcanzar la velocidad y la maestría por la que llegué a ser admirado más tarde, modelándome como una suerte de enciclopedia viviente sobre la efectividad en las artes marciales. Una conjunción entre el físico y el intelecto. Algo que habría de constituir la esencia de mi persona.                                                                                                                                                                  José Ramón Sales


Páginas

Scholarly Lite is a free theme, contributed to the Drupal Community by More than Themes.