Skip to Content

Portal web dedicado a la comunidad valenciana, su gastronomia, su historia, su abundante tejido industrial, sus paisajes mediterráneos, sus costumbres, sus explosivas fiestas, sus artistas, personajes ilustres, su cultura, su luz…Novedades

Presentación de "Laberinto de celuloides" de Sergio Villanueva

El día 24 de enero de 2012 se presentó en La Casa del Libro de Valencia, la novela"Laberinto de Celuloides", de Sergio Villanueva. Ésta es su segunda novela, y forma parte de un proyecto literario de tres novelas inconexas que ha querido dejar como homenaje a sus raíces, en las que Valencia es muy protagonista; lo ha hecho también porque dijo "se está transformando en una ciudad que no conozco y quería dejarla salvada en estas páginas".

Estuvo acompañado por el escritor Antonio Gómez Rufo y por Rosa Sanmartín, la editora de Alupa.

El espacio que La Casa del Libro dispone para estos eventos estaba completo y había un nutrido grupo de gente que siguió la presentación de pie.

Antonio Gómez Rufo comenzó con agradecimiento a la Casa del Libro y a la editorial. Y dijo que coincidía con el también actor y amigo de Sergio Villanueva, Enrique Arce, en que el autor era una persona admirable, de una extraordinaria calidad humana.

Presentación de "Laberinto de celuloides", de Sergio Villanueva

Nos dijo que conocía a Sergio Villanueva desde hacía varios años y sabía que era un gran actor, y que también sabe por sus alumnos, que es una gran profesor de Arte Dramático, pero lo que no sabía era que además era escritor. Continuó diciendo que ".. .Yo les recomiendo fervientemente que lo lean porque pocas novelas últimamente me han llegado hasta el punto que me ha llegado ésta.  Escribe con muchísimas emociones. "Laberinto de celuloides" es una lectura absolutamente placentera, un texto esencial, porque, por lo menos para mí, me ha permitido hacerme muchas reflexiones. Reflexiones sobre mí mismo, sobre la vida, la sociedad, y sobre eso tan imprescindible como es la necesidad de la memoria para saber quiénes somos, por qué somos lo que somos. Porque "Laberinto de celuloides" parece un libro de cine, pero es mucho más. Es verdad que nos dice en primer lugar, que el cine es algo que se ha convertido en algo alrededor de lo cual pivota buena parte de nuestra vida, de nuestro aprendizaje, de nuestra pauta cultural. De niños, desde luego, nos sirve como proceso de imitación de mayores, en muchos casos también nos muestra pautas de comportamiento. En casos concretos, concretísimos, como es el caso del protagonista de la novela, que yo creo que es un trasunto, un "alter ego" del propio Sergio Villanueva, pues además, sirve como profesión.

Presentación de "Laberinto de celuloides", de Sergio Villanueva

Lo cual me permite decir que no es fácil entender a Sergio sin el cine, como tampoco es fácil describir las emociones que destila esta novela fraguada en dos caras indisolubles, el niño y el hombre haciendo siempre la misma pregunta: ¿por qué no soy lo que quiero ser?. Una pregunta trascendental que seguramente nos hemos hecho todos en algún momento de nuestras vidas. Yo, desde luego, en alguna ocasión me la he hecho y que muchas veces uno no sabe la respuesta. En "Laberinto de celuloides" hay una respuesta bastante aproximada a este interrogante, a esta cuestión que nos hemos hecho muchas veces. Yo no voy a decir nada malo ni de Sergio ni del libro. Sobre todo, quiero señalar las virtudes que tiene. Una de las cosas que me ha encantando de este libro, y también quiero decirlo aquí es que también me ha gustado mucho su estructura. Es una estructura construida a base de capítulos cortos, como disparos, son como los peldaños de una escalera por la que subimos más y más a lo largo de la lectura tanto en el interés del argumento, como en la emoción que transmite la literatura. Literatura con mayúsculas. Además me estremecen algunos hallazgos literarios, que eso los autores lo valoramos mucho, me imagino que los lectores también. Algunos hallazgos literarios, si Vds. van a la página 265 por ejemplo se van a encontrar con una frase que yo me la he apuntado y la tengo ya como frase de cabecera, dice: "Mucho más importante que llenar la vida de años, es llenar los años de vida". Frases como ésta me parecen esenciales para la construcción de una novela. Y hay otras sensaciones revividas de certezas hoy perdidas en su Valencia natal, porque esta novela es, y creo que sobre todo, un homenaje a Valencia. Aquélla Valencia de la infancia de Sergio. Por eso, la doble historia de "Laberinto de celuloides", es en realidad, una sola historia, la historia de un tiempo perdido que duele en su propia pérdida". A mí en realidad lo que sucede al protagonista que está rodando una película en Brasil, me parece una excusa necesaria para rememorar Valencia y esa patria que todos llevamos dentro, que es nuestra infancia.

Presentación de "Laberinto de celuloides", de Sergio Villanueva

Como viajero, porque yo me lo encuentro más en Madrid que en Valencia, como universal, será también su literatura. Pues bien, conociendo al autor, tan activo, tan inquieto, tan polifacético, y predispuesto siempre a una buena tarde de conversación ante la mesa de un bar; nunca imaginé que tendría tanta meticulosidad y tanta paciencia a la hora de escribir para fraguar una novela como la que hoy presentamos de gran calidad literaria.

Yo solamente puedo decírtelo desde mis canas, que enhorabuena Sergio, has escrito una excelente novela. Y ahora, como yo quiero hacer una par de preguntas incómodas e inquietas; me gustaría que me dijeras qué no hay de autobiográfico en este libro, porque de autobiográfico me parece que hay bastante; pero qué no hay de autobiográfico..".

Presentación de "Laberinto de celuloides", de Sergio Villanueva

Sergio Villanueva: Comentó que en esta novela figuraba mucho de lo vivido. Y que Truffaut decía que cualquier obra de creación tiene un 30% de invención, otro 30% de lo vivido, y otro 30% de las referencias, de lo que se ha estudiado, se ha recibido.

En mi caso aquí, el 30% tiene algunas décimas más en cuanto a lo biográfico, pero no deja de ser un personaje de ficción. Continuó diciendo que se había basado en muchas experiencias, y que esta novela supone una invitación para que cada uno haga un ejercicio individual y establezca un vínculo con sus propios laberintos de celuloide. Y que necesitamos un momento de pausa, de escuchar a un mayor o a un igual para saber que todo el mundo te puede aportar algo.

".. Esta novela empezó a fraguarse en mi cabeza cuando estaba a punto de escuchar: "ACTION". Estaba en Brasil vestido de vaquero, encima de un caballo, bajo esa floresta, con unos árboles que alcanzan los cincuenta metros, sudando lo que no está escrito. Hubo un momento que pensé, yo qué he hecho para encontrarme en este momento, en este día, aquí, ahora mismo, gritando todo el mundo en portugués. Y me quedé pensando.. por qué soy actor. Digo, bueno, tengo que estar a lo que estar como actor, luego en el hotel empezaré a pensar. Entonces, sí, empecé a navegar hacia atrás en mi memoria y me di cuenta que cada vez que recogía un momento de mi vida para poderlo utilizar disfrazándolo con la literatura, con más poesía o metáforas para llevarlo al papel. Todo se me estaba presentando como si estuviese oscuro, cualquier recuerdo como si estuviese en Panavisión, pasando como una película. Y me di cuenta de que había llegado el momento no sé si por defecto de tanto cine visto y amado, en el que ya se habían convertido hasta mis propias memorias en celuloides.

También comentó la importancia del cine en nuestras vidas, cómo ha podido influir en nuestro comportamiento, en generaciones, cómo hemos incluso haber podido ser el resultado del cine. "..Las primeras citas de nuestros padres, en los años 30, 40, 50..sucedieron yendo al cine, es un protocolo en la mayoría de las culturas. Más aún en aquéllas épocas en las que la televisión era en blanco y negro. El domingo era la evasión del programa doble en tecnicolor que tanta falta hacía en este país en blanco y negro. 

Pensé que tendría un valor literario apuntar a que todo el mundo viene del celuloide, que somos partículas del celuloide".

Presentación de "Laberinto de celuloides", de Sergio Villanueva

También comentó que cuando él era niño escuchaba a sus mayores decir.."Pues hombre, en toda la calle había teatros..", y tenía la sensación de no haberlo visto, de haberse perdido algo. Y en la actualidad es él el que le dice a sus alumnos de veinte años, aquí había un cine.., y ellos piensan que "estoy un poco mayor".

Me di cuenta de que hasta trasladando una ficción estaba homenajeando a mi ciudad, recuperando un momento que ya no va a volver y esperando que todo el mundo pueda ver en este libro un poquito de su propia infancia.

Pensé en que no hemos tenido quizás una educación sentimental reforzada y alimentada como para no haber detenido el destrozo del cine Serrano en el que si no me equivoco la primera película que vi fue "La guerra de las galaxias".

Es algo que me tocó mucho el corazón; estuvo mucho tiempo cerrado. Y un día regresé de Madrid, y pasaba por aquí y tuve una sensación muy extraña porque de repente pensé que me había equivocado de calle ya que donde antes estaba el cine Serrano, ahora  había un vacío enorme. Habían destruido todo el edificio porque iban a volver a construir. Pasé la valla, me quedé mirando destrozadas las piedras de mármol negro de la fachada, charlé con el capataz, al que transmití mi pesar y me quedé una de esas piedras porque simbólicamente quería "salvar un poco el cine Serrano".

Consideró que tenemos que vivir un poco de lo no tangible, porque no sólo nos alimentamos de lo material. Y que se sentiría satisfecho si esta novela le puede despertar el recuerdo de sus propios laberintos de celuloide, de sus propias memorias, de sus propias infancias y que tal vez quedarse pensando si hay alguien al que no haya dicho algo que debería y está a tiempo de hacerlo.

Gómez Rufo: "¿Qué siente un actor al acabar la novela?, ¿Qué has sentido al verla publicada?".

Sergio Villanueva: " Seas actor, doctor, abogado, carpintero, o lo que quieras, y un día acabas una novela; yo creo que todos sentimos lo mismo, que es de lo que muchas veces hemos hablado tú y  yo, que es un vacío que nos queda al escritor, al creador.

Hay una cosa que es complicada, que es convivir con este "ser" porque no tiene un arranque de trabajo y parada de trabajo. Hay un momento en el que uno apunta a una dirección para empezar a desarrollar una historia; hay un momento en que los personajes han tomado vida propia .Estás viviendo y conviviendo con personajes que acuden a ti para despertarte, para decirte, ve corriendo al ordenador y di que aquí yo me resbalo y me doy..". Y entonces hay un momento que estás en un mundo, navegando en dos realidades, pero sobre todo, estás siendo de la familia de esos personajes, y vives y convives, dialogas con ellos, llegas a decir, o a hacer que digan cosas que en la vida real son muy complicadas de decir. Con lo cual la escritura siempre ha tenido algo de terapia; y es el ejercicio terapéutico que yo invito a que cualquiera, coja un día un cuadernito, y empiece a decir...24-01-2012..qué rollo has soltado, Sergio..y entonces, id apuntando porque de verdad que salen cosas que no suelen salir de otra manera".

Presentación de "Laberinto de celuloides", de Sergio Villanueva

Enrique Arce: "Ya que has dicho la fecha, ¡¡Feliz cumpleaños!!".  Y manifestó su admiración y cariño hacia el autor, con el que ha compartido muchas cosas, ya que los dos son de Valencia, frecuentaban Cánovas, y los dos fueron a Madrid, a abrirse camino en esta profesión. Sergio dejó atrás una carrera de Económicas y eligió un camino difícil en el que despliega su creatividad tanto como actor, como escritor -también de poesía-, como director de cine..y esto tiene mucho mérito.

"..Yo leí "Ausencias",  la he leído tres veces, no he leído ésta todavía . Yo te admiro porque has elegido el camino más difícil y lo mantienes con una sonrisa, porque jamás en 20 años que te conozco te he oído decir una palabra mala sobre nadie. Eso, más allá de tu literatura que es preciosa. "¡Feliz cumpleaños!"".

A continuación Antonio Gómez Rufo dio paso a la editora de Alupa, Rosa Sanmartín que comenzó diciendo que se conocieron Sergio Villanueva y ella en Madrid, en la presentación del libro de un amigo. Y que la mayoría de los escritores de Alupa son autores noveles a los que quieren dar una oportunidad y que considera que es el mérito que tiene Alupa, apostar por gente menos conocida , que le apetece mucho escribir y que además hace cosas muy grandes.

Rosa Sanmartín "..La verdad es que empecé a leer el libro de Sergio y me encantó. Lo leí de un tirón, de principio a fin. Me gustó mucho la novela, me emocionó muchísimo..También me reí mucho, pero sobre todo me di cuenta de cómo perdemos de vista muchas veces que primero fuimos niños, y de las cosas que nos pasaron cuando éramos niños y cómo vamos creciendo y cómo nos vamos deteriorando como personas. Era un poco como encontrar ese puntillo de volver a la infancia y de recordar cosas. Y había un punto que me gustaba mucho y que como adulta decía, ojalá todavía nos pudiéramos salvar así, que es un como un chiquillo hace, ¿vale?. que todo lo que nos pasa nos curamos con un "chiquichac". Y ese fue uno de los aspectos que más me gustaron de la novela y  el otro, cómo va tratando a los personajes del padre del protagonista, y cómo en un momento determinado, él los ve en una situación concreta, que no os quiero desvelar porque si no, perdería todo su encanto la frase, pero que esa frase a mí me llegó al alma, cómo se retrotrae el personaje con sus padres, y tenéis que leer porque además lo entenderéis, en cuanto leáis la frase. Bueno, pues esto ha sido (el libro), al final de un montón de sesiones, de ver cómo lo publicábamos, cómo lo hacíamos, cómo iba a quedar mejor, cómo íbamos a hacer la portada, y éste es el resultado y yo estoy muy orgullosa. Y le agradezco mucho a Sergio que nos haya dejado hacer su novela".

Después y como era el cumpleaños de S ergio Villanueva, le ofrecieron una tarta de gominolas con sus velas, que sopló, y le cantamos Cumpleaños feliz.  A continuación comenzó a firmar ejemplares de su novela y a recibir las felicitaciones de sus amigos, familiares y asistentes al acto.

Presentación de "Laberinto de celuloides", de Sergio Villanueva